10827158267
top of page

¿Cuál es su personalidad monetaria y cómo puede administrarla?

Nuestros primeros recuerdos monetarios se solidifican entre los 5 y 7 años, y esas experiencias pueden afectar la forma en que manejamos las finanzas de nuestro negocio cuando somos adultos.La terapeuta financiera Aja Evans habla sobre cómo se forman nuestras historias de dinero y lo guiará para descubrir cómo la suya se refleja en su negocio.


Aja Evans es una consejera de salud mental autorizada que se especializa en terapia financiera.Es propietaria y opera una práctica privada en la ciudad de Nueva York.Si bien se encuentran en ambos extremos del debate psicológico, la naturaleza y la crianza desempeñan un papel a la hora de contribuir a quiénes somos.La forma en que pensamos, sentimos y nos comportamos no sólo está determinada por nuestra genética, sino también por nuestra experiencia vivida.


Nuestra relación con el dinero no es diferente.Contrariamente a los consejos financieros obsoletos, manejar el dinero es más que solo hechos y cifras.Lo que hacemos con nuestro dinero, tanto a nivel personal como profesional, tiene que ver realmente con cómo nos educaron, qué nos enseñaron y qué creemos sobre el dinero.


Desde el primer momento en que empezó a asimilar información sobre el dinero, se estaba escribiendo su historia sobre el dinero.Su historia del dinero es la historia autobiográfica de creencias, experiencias y observaciones que asimiló sobre el dinero a lo largo de su vida.Todas las enseñanzas e ideas que nos transmiten a través de prácticas culturales y señales verbales y no verbales impactan nuestra forma de pensar y comportarnos con el dinero.Para comprender la raíz de sus comportamientos monetarios, debe enfrentar las realidades de lo que ha vivido.


Como propietario de una pequeña empresa, comprender su historia financiera es crucial porque afecta su forma de trabajar, ver su éxito y presentarse a su negocio.Incrustados en nuestra historia del dinero hay creencias monetarias, ideas subconscientes o valores que internalizamos y que gobiernan nuestras acciones con el dinero.Por ejemplo, algunas personas podrían creer:

“Sólo las personas que trabajan duro tienen éxito”,

“Sólo tengo éxito si gano X cantidad de dinero” o

“Si cometo un error, todo se desmoronará”.


Estas y una multitud de otras creencias sobre el dinero influyen en nuestras acciones y los pasos que damos para construir nuestras vidas y nuestros negocios.Curiosamente, estas creencias no siempre tienen que venir de nosotros.Pueden ser generacionales (transmitidos de miembros de la familia) o ideas que tomamos de otras influencias, las integramos en nuestro pensamiento y las hacemos nuestras.


Comprender su historia monetaria le permite comprender ciertas acciones que puede tomar y que pueden perjudicar sus metas, esperanzas y sueños.Cuando estás en sintonía con las partes de ti mismo que potencialmente podrían tener problemas en los negocios, estás mejor equipado para navegar tus sentimientos sin interrumpir tu capacidad de hacer lo mejor para tu negocio.


Las actividades saludables, como estar al tanto de sus gastos, contratar más personal o expandir su negocio, pueden verse sofocadas por sus creencias monetarias subconscientes.Explorar su historia puede estar plagado de una variedad de emociones.Le advierto que sea amable al comenzar a examinar sus recuerdos.


Una vez que conozca y comprenda su historia específica, podrá crear sistemas que lo apoyen en lugar de desencadenarlo.Así es como creas una relación sana con el dinero: reconociendo tus creencias y experiencias, validando tus sentimientos, preguntándote si esas creencias son ciertas para ti hoy y asegurándote de que tus comportamientos financieros te respalden.


Si bien nunca puedes ignorar las partes más difíciles de la vida o los negocios, puedes crear espacio para hacer las cosas que te permitan ser neutral y tener una relación sana con el dinero.Nuestro objetivo es poder sentarnos con lo bueno y lo malo sin tener un impacto en su autoestima o su negocio.Si tiene curiosidad acerca de su historia monetaria, puede sentarse y escribirla.


Aquí hay algunas maneras de comenzar:

Enumere todos los recuerdos que pueda de su primer recuerdo cuando era niño y que tuvieran algo que ver con el dinero.Luego, regrese y complete los detalles sobre cómo se sintió, qué observó y cómo esto pudo haber cambiado su forma de pensar.


Enumere sus creencias fundamentales sobre el dinero.

Reflexiona sobre cómo fue crecer financieramente.

Pregúntate qué pensabas sobre el dinero cuando eras niño.

¿Qué ha permanecido igual o cambiado a lo largo de tu vida?

¿Qué creías sobre los pobres y los ricos?

¿Qué acontecimientos financieros importantes ocurrieron a lo largo de su vida?


¿Cuál es tu personalidad monetaria?


Los arquetipos del dinero pueden ayudarnos a comprender cómo y por qué interactuamos con nuestras finanzas de la manera en que lo hacemos, e incluso comenzar a realizar cambios para mejorar. Encuéntrese en uno de los cuatro tipos comunes.



Tipo uno

El gastador


Es posible que se entusiasmen con una idea nueva, como trabajar con un asesor empresarial o renovar su tienda. Quieren hacer despegar la idea lo antes posible, lo que puede generar un gasto excesivo.

Como administrar

¡Hacer un presupuesto es clave! Quienes gastan no tienen que decir no a todo, pero sí deberán establecer límites. Intente configurar una cuenta de ahorros para nuevas ideas, de modo que tenga un colchón la próxima vez que le llegue la inspiración.



Tipo dos

El buscador de emociones


Tienen la mentalidad de “sin riesgo no hay recompensa”. Si bien esta mentalidad tiene el potencial de triunfar, una mentalidad de “ir a lo grande o irse a casa” podría poner en riesgo el negocio. Algunos riesgos tardan años en amortizarse financieramente o es posible que no se den en absoluto.


Como administrar

Tenga en cuenta qué tan grande es cada riesgo y si pone en peligro la estabilidad de su negocio. Una regla como esperar 48 horas antes de realizar cualquier movimiento financiero importante puede brindarle el espacio para determinar el riesgo sin dejarse llevar por la emoción de una decisión impulsiva.


Tipo tres

El evasor


Es posible que descuiden las tareas financieras de sus negocios, sientan miedo de lo que podrían encontrar cuando revisen sus finanzas o, en general, se sientan ansiosos por el dinero.

Como administrar

Obtener apoyo puede cambiar las reglas del juego. Hable sobre sus preocupaciones con un amigo u otro dueño de negocio, o incluso con un terapeuta financiero si eso es financieramente accesible para usted. Hablar puede ayudar a que sus miedos se sientan menos debilitantes.



Tipo cuatro

El planificador


Suelen pensar en el futuro, tener una visión y una idea detallada de cómo quieren ejecutarlo. Si bien los planificadores tienen cualidades útiles, puede resultarles difícil recuperarse emocionalmente cuando las cosas no salen como se esperaba.


Como administrar

Incorpore flexibilidad a sus planes. Sea tan minucioso como de costumbre, pero también deje espacio para la flexibilidad si el resultado no es exactamente el que deseaba. Determine un resultado "suficientemente bueno" en lugar de aceptar únicamente la perfección.




15 visualizaciones0 comentarios

Kommentarer


bottom of page