10827158267
top of page

8 deducciones comunes “por encima de la línea” que cualquiera puede reclamar

Qué puedes deducir en tu Formulario 1040, incluso si no detallas las deducciones.

Preparar la declaración de impuestos implica buscar maneras de minimizar tus ingresos: cuanto más bajos sean, menos impuestos pagarás. Para la mayoría de las personas jubiladas y próximas a jubilarse, esto se reduce a aplicar la deducción estándar y calcular cuánto adeudan en impuestos. Pero hay varias deducciones que tal vez puedas reclamar, incluso si usas la deducción estándar. Se les conoce como “deducciones por encima de la línea” (técnicamente, ajustes al ingreso), y pueden ser tus aliadas a la hora de pagar impuestos.


¿Qué es “la línea”? La expresión hace referencia a la línea 11 del Formulario 1040 del IRS, que es donde se reporta el ingreso bruto ajustado (AGI). En la línea siguiente —línea 12— reportarías las deducciones detalladas del Anexo A. Pero la mayoría de las personas no detallan las deducciones. Según el Servicio de Impuestos Internos (IRS), alrededor de 15.5 millones de contribuyentes detallaron sus deducciones en el 2020, una reducción con respecto a los 45 millones que lo hicieron en el 2016.


La gran reducción en la cantidad de declaraciones con deducciones detalladas puede atribuirse a la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (Tax Cuts and Jobs Act) del 2017, que elevó considerablemente la deducción estándar a partir del año fiscal 2018.


Actualmente, quienes presentan una declaración individual pueden reclamar una deducción estándar de $12,950, y las parejas casadas pueden reclamar $25,900.

A su vez, la deducción estándar de los jefes de familia es de $19,400. Los contribuyentes de 65 años o más y las personas ciegas pueden agregar otros $1,400 a la deducción estándar ($1,750 para contribuyentes solteros y para jefes de familia). A menos que tus deducciones detalladas superen la deducción estándar, no tiene sentido detallar.


Pero si puedes reclamar algunas de las deducciones por encima de la línea, esas deducciones —no importa cuán pequeñas sean— se hacen antes de calcular el ingreso bruto ajustado. Y muchas personas pueden aplicar al menos una deducción de este tipo. Muchos de estos ajustes de ingresos se calculan con la hoja de trabajo del Anexo 1 —Ingresos Adicionales y Ajustes al Ingreso— incluida en las instrucciones para el Formulario 1040, y se reportan en la línea 10 de la declaración de impuestos, justo encima de la línea del ingreso bruto ajustado.



Deducciones comunes por encima de la línea


1. Pagos de pensión alimenticia

Si te divorciaste antes del 2019 y todavía estás pagando pensión alimenticia, esos pagos constituyen una deducción por encima de la línea. (Para quien recibe los pagos, ese dinero es ingreso imponible). Si te divorciaste el 1.o de enero del 2019 o después, no puedes deducir los pagos de pensión alimenticia, y la persona que recibe los pagos no tiene que pagar impuestos sobre ese dinero.

Si modificas tu acuerdo de divorcio de modo que estipule que se aplican las nuevas reglas, los pagos estarán sujetos a las nuevas reglas.


2. Multas por retiros tempranos

¿Tuviste que retirar un certificado de depósito bancario antes del vencimiento el año pasado? ¿Te cobraron una multa? Puedes deducir la multa por encima de la línea.


3. Cuentas de ahorros para la salud (HSA)

Si tienes un plan de seguro médico con deducible alto, puedes cubrir algunos de los gastos de bolsillo con una cuenta HSA de ahorros para la salud. Si el dinero depositado en una cuenta HSA fue dinero que ya había pagado impuestos, las familias pueden deducir hasta $7,300, y los contribuyentes individuales hasta $3,650 este año fiscal. Si en cualquier momento del año tienes 55 años o más, puedes contribuir y deducir $1,000 adicionales. Junto con la declaración de impuestos, deberás presentar el Formulario 8889, Health Savings Accounts (HSA). Y si pagaste tu HSA con dinero antes de impuestos, no puedes reclamar la deducción.


4. Cuentas individuales de jubilación (IRA)

Si hiciste contribuciones a una cuenta IRA tradicional y ni tú ni tu cónyuge tuvieron a disposición un plan de jubilación durante el año, las contribuciones son deducibles de impuestos. Cada uno de ustedes puede contribuir $6,000 (o $7,000 si tienen 50 años o más). Si tenías a disposición un plan de jubilación en el trabajo, es posible que puedas deducir una parte o la totalidad de tu contribución a una cuenta IRA, dependiendo de tu nivel de ingresos.


5. Gastos de mudanzas del personal militar

Si tienes un cambio permanente de destino —ya sea de tu casa a una base militar, de una base a otra o de tu último destino nuevamente a tu hogar—, puedes deducir gastos razonables de mudanza. Esos gastos incluyen el costo del transporte de bienes del hogar y bienes personales, almacenamiento y viaje (incluido el alojamiento). ¿Esa hamburguesa que te comiste en el área de descanso en la autopista de Ohio? No. Las comidas no están incluidas.


Una de las sorpresas que se llevan muchas personas que deciden trabajar por cuenta propia es el impuesto para el Seguro Social y Medicare. Ambos representan el 15.3% de los ingresos brutos, además de los impuestos regulares sobre los ingresos. Afortunadamente, puedes deducir la mitad de eso por encima de la línea. (Para reclamar la deducción, deberás presentar el Anexo SE del Formulario 1040 —Impuesto sobre el Trabajo por Cuenta Propia—, pero eso es algo que de todos modos debes hacer si tienes ingresos como trabajador independiente).


Esos no son los únicos costos del trabajo por cuenta propia que pueden deducirse por encima de la línea. Si tienes un plan de jubilación que administras por tu cuenta, como una cuenta SIMPLE IRA o un plan de pensión simplificada (SEP), eso también se deduce por encima de la línea. Y si pagas tu propio seguro de salud (incluido Medicare), también puedes deducir esas primas.


7. Interés de los préstamos estudiantiles

Si bien la mayoría de los pagos de préstamos estudiantiles se suspendieron en el 2022 debido a la pandemia de COVID-19, nadie tuvo prohibido hacer pagos. Y si efectuaste pagos, la porción correspondiente a intereses es una deducción por encima de la línea que puede aliviar en algo el impacto de haber desembolsado ese dinero. El límite para esta deducción es de $2,500.


8. Gastos de educadores

Si eres maestro y tienes que pagar algunos gastos de tu bolsillo —por ejemplo, libros, cajas para organizar las cosas, juguetes o instrumentos musicales—, puedes deducir hasta $300. Si tu cónyuge también es docente, pueden deducir $600 en forma conjunta.


Otras deducciones menos comunes.


¿Eres campeón olímpico o paralímpico? Puedes deducir tus ganancias.

¿Le diste a tu empleador el pago que recibiste como jurado porque él te pagó durante el juicio? También puedes deducir eso.

¿Tuviste que devolver beneficios suplementarios por desempleo? Puedes deducirlos.

En la Publicación 529 del IRS, Deducciones misceláneas, encontrarás información detallada sobre todas las deducciones menos comunes.




26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page